QUE ES UN BUFFET LIBRE

Los restaurantes buffet libre son el sueño hecho realidad para muchos, sobretodo de los que comen a mandíbula batiente y sin ningún pudor, y es que pocas personas pueden resistirse ante la variedad de alimentos ofrecidos a un precio tan interesante. Además, es una aventura que reporta muchos ingresos al emprendedor hostelero.

tarta de quesosActualmente se considera una variedad del fast food aunque sin límite, puede comerse todo lo que el cuerpo aguante. Sin embargo, a veces la voracidad en la comida puede llevar a impensables consecuencias.

Por supuesto que lo primero es que se te queda el cuerpo como un botijo, pero aún se puede llegar a algo peor: que te expulsen de un restaurante buffet libre por tragón. Esto es lo que le pasó hace algunos años a unos amiguetes londinenses, eran capaces de meterse entre pecho y espalda cinco fuentes de salteado de verduras y carne al wok sin apenas pestañear.

le llaman buffet libreAsí estuvieron dos años, hasta que el gerente del local, harto de ver diariamente como estos señores devoraban todo antes de la gente llegara, tomó la inapelable decisión de prohibirles la entrada para siempre jamás.

Sin lugar a dudas, pese a éste y otros inconvenientes, el buffet libre sigue estando de moda y cada vez más. Los hay de todo tipo de comida (asiática, española, italiana, mejicana…)  y son muchas sus ventajas.

Por ejemplo se ahorra en la contratación de personal de sala, ya que el cliente atendiendo a sus propias necesidades, se sirve él mismo.  Eso sí, sin “roñosear”,  también tiene que haber personal para retirar los platos sucios de los clientes anteriores. Para favorecer la coordinación de la salida de los alimentos con el consumo de los clientes, y la reutilización de los alimentos sobrantes, es más adecuada la contratación de más personal auxiliar de cocina.

Como es vital tener un espacio amplio para la circulación de las personas a la zona de las mesas, es conveniente limitar el tamaño del mobiliario del comedor. Lo mismo hay que decir respecto a los muebles para el buffet libre, tienen que ser neutros, organizados y cómodos.

expositor de ingredientesLa optimización del espacio es un objetivo inexcusable, para ello hay que hacerse con soportes modulares, expositores, recipientes, cubetas con diferentes medidas y alturas personalizadas.

El buffet libre por excelencia es el ofrecido por los hoteles en el desayuno, de ésos que nos ponen en las vacaciones. Cuando te levantas después de la mega fiesta de la noche anterior y ves en el comedor todos los productos maravillosamente expuestos se te despierta la gula y le haces aprecio rápidamente.

Este tipo de buffet precisa de bandejas neutras para bollería, las hay de muchos modelos, tamaños y terminaciones. Pueden ser de cristal o metacrilato con perfiles en aluminio y doble piso. A mí me pirran las variedades de zumos naturales y cereales.

artículos para buffet libreNo es extraño encontrarse con una gran variedad de dispensadores de bebidas frías o al natural, aparatos de plástico y policarbonato, giratorios y dispensadores de cereales.

También hay que adquirir tostadores con capacidad para varias tostadas ó tostadores de cinta para uso continuo y con mucho pase.

Por otro lado, el mantenimiento y exposición de los alimentos a la temperatura adecuada es una necesidad de primer orden. Detesto la comida fría, se me pone cara de vinagre cuando pruebo algo así.  Además no es nada bueno para el cuerpo.

Hace tiempo en uno de estos programas de cocina, Alberto Chicote visitó un restaurante de cuyo nombre es mejor no acordarse, en el que ofrecían un buffet sin ningún sistema de refrigeración, simplemente presentaban los platos sin más en una mesa redonda, y había hasta ensaladilla rusa.

chicote

Al pobre Chicote se le cayeron “los palos del sombrajo” cuando vio aquello, y claro, a los dueños del restaurante,  pese a que habían tenido suerte de no haberse llevado por delante nadie (la mayonesa de la ensaladilla estaba amarilla limón), les cayó una reprimenda de la buena y aprendieron la lección. Luego les reformaron el local y hoy por hoy cumplen con todo a rajatabla.

Pues bien las cosas es mejor hacerlas desde un principio y por eso hay que adquirir  muebles modulares con elementos fríos apropiados para exponer y mantener las bebidas y alimentos de forma correcta.

Igualmente necesarias son las mesas self-service para los alimentos calientes. Los mantenedores calientes tanto eléctricos como con combustible, también ayudan.

Es el caso de las lámparas calentadoras infrarrojas y las sencillas placas de calentamiento, ¡hay muchas en el mercado!

No hay mayor trmueble para cubiertos en buffetisteza que pulular por un buffet y no encontrar los cubiertos, te sientes más perdido que un pulpo en un garaje, y el problema es que los alimentos que quieres se están terminando y no puedes hincarles el diente.

Así, cuando encuentras los dispensadores de cubiertos tu dicha está ya completa, ¡al ataque!…

Todo esto hay que tenerlo muy en cuenta pero además hay que enamorar al cliente, ofreciendo self services temáticos a través de ofertas gastronómicas de un país determinado.  Además, para amenizar un poco más el asunto, el “show cooking” es muy recomendable.

Como el trabajo se hace frente al cliente deben extremarse las medidas de higiene y las prácticas de manipulación tienen que ser perfectas en la misma medida que la calidad de los alimentos que se ofrecen.

Contar con equipamientos como asadores de pollos o cuece-pasta es también una excelente opción. La competencia es feroz de todas todas y por eso no hay que conformarse con el enamoramiento del cliente, tiene que seros fiel hasta que la muerte os separe.

carnet de clienteUna buena manera es crear carnets de socios con descuentos diarios o reservarles las mesas más privilegiadas. Eso sí, si los ofrecéis desde un principio, no los quitéis después, el cliente de la hostelería es rencoroso por naturaleza y no dudará en poneros los cuernos con el establecimiento más cercano y eso, duele.

Asimismo, si se apuesta por los productos frescos y se cuida con mimo el aspecto de la oferta, la fidelidad está más que garantizada, ya veréis.

vitrina expositora

 

Para terminar, sólo os recuerdo que desde ya un tiempo los restaurantes tipo buffet crecen como las setas, los hay en hoteles, cafeterías, bares y restaurantes.

Esto es así porque son verdaderamente rentables. Aunque a bote pronto no lo parezca, no requieren una gran inversión ni en mobiliario ni en maquinaria especializada y se ahorra en costes. Son más las ventajas que los inconvenientes y al cliente se le ve más feliz que una perdiz.

A ver, que levante la mano el que quiera montar un buffet…

buffet libre

Bookmark the permalink.

8 Responses to QUE ES UN BUFFET LIBRE

  1. Paloma says:

    Yo tampoco me resisto en los buffets pero sin pasarme he visto a gente que pierde la vergüenza en esos sitios

    • Pilar Gobarb says:

      Ya te digo Paloma, hay gente peculiar en todos los sitios, tú sigue acudiendo a los buffets y no pases vergüenza

  2. Muy bien. Me gustan los Buffets

  3. Francisco says:

    Tengo un restaurante y estoy pensando en convertirlo en buffet libre, necesitaría asesoramiento y que se me elaborara un presupuesto detallado.

  4. Inma says:

    Conmigo salen ganando los hosteleros. Me cojo la ensalada y un segundo plato y la fruta. A veces un pastel o helado y ya. Pero he visto a gente llenarse los platos hasta arriba y luego dejarse la mitad para tirarlo

    • Pilar Gobarb says:

      Tengo entendido que en algunos Buffets les cobran un suplemento a los que tiran la mitad de la comida.
      Me parece súper justo, con la comida no se juega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*