TORTILLA DE PATATAS SOCIA DE PELADORA INDUSTRIAL

Un bar que no muestre en su barra una suculenta tortilla de patatas es como un jardín sin flores o  algo peor. Los cocineros y pinches de cocina confiesan que es un trabajo pesado el pelar una gran cantidad de patatas, tanto para tortilla de patatas, ensaladas, purés, guisos en grandes cantidades.

Por eso es casi mejor contar con una pelador de patatas industrial.

Se trata de una máquina de gran utilidad para los establecimientos que ofrecen diariamente tortilla de patatas “a mansalva”.

Hay pocas personas a las que no les guste, pero sí son muchas las que afirman odiar la tarea de pelar patata por patata. El pelado manual requiere su tiempo y eso es precisamente lo que escasea en muchas cocinas de bares y restaurantes.

Las vitrinas de tapas que no tienen una tortilla de patata, son más tristes que el entierro de Chanquete. Yo lloré a moco tendido cuando vi el dichoso capítulo y casi me pasa lo mismo cuando noto la ausencia de la tortilla de patatas en un establecimiento hostelero, y digo que “casi” porque lo de la muerte de Chanquete aunque haya pasado mucho tiempo, a mí me dejó una huella que no se puede borrar.

chanquete

No obstante, no voy a salirme del tema porque este es un blog de hostelería, de ayuda, de guía para los profesionales del gremio, así que vuelvo al asunto principal: la tortilla de patata.

Además es aburridísimo pelar patatas y puede ser hasta peligroso. Cuando se trabaja a marchas forzadas podemos dejarnos algunos de nuestros deditos por el camino.

peladora industrial de patatas

Nosotros los españoles somos muy “patateros” pero no siempre hemos sido así. En un principio cuando el conquistador Francisco Pizarro la trajo del Perú allá por el siglo XV, se utilizaba para adornar los jardines botánicos o para cebar a los cerdos.

patatas y pesetas

Aunque os parezca increíble, en muchas ciudades como Sevilla, tanto los portales como las fachadas de las casas se adornaban con macetas de patatas, vamos que de comérselas “ni hablar del peluquín”.

Hubo que esperar varios siglos para que se popularizase su consumo. El hambre, la crisis del cereal, las plagas y en definitiva, la miseria de mucha gente hizo que se echase al guiso ese tubérculo de propiedades nutritivas hasta ese momento desconocidas.

Así fue cómo empezamos a patatear, y patateando, patateando, se llegó a la reina de nuestra gastronomía: la tortilla de patatas.

tortilla de patatas de bar

Su fama es mundialmente reconocida ya que es un plato de lo más sencillo y rápido de preparar.

Lo de pelar las patatas es el primer paso y a nadie le gusta, incluso durante un tiempo se empleaba como castigo a los reclutas durante el servicio militar.

Luego la gente le ha dado a la “sesera” y  por eso de economizar esfuerzo se anima a pelar patatas con un taladro, y la verdad es que no quedan mal, pero no veo yo muy apropiada la técnica para las cocinas profesionales.

Hay que olvidarse del pelado manual, acudir a lo automático y moderno: la peladora industrial de patatas.

Esta máquina puede procesar diez kilos de patatas en varios minutos y su uso es más sencillo que el mecanismo de un chupete.

Simplemente se meten las patatas y se echa agua en el recipiente. peladora industrial para patatas

En unos minutos, estarán perfectamente peladas. La piel se desgasta al rozarse con un plato abrasivo duradero y resistente a cien por cien.

Además, las patatas salen más limpias que una patena y totalmente secas, ya que previamente expulsa tanto los residuos del pelado como el agua del lavado.

La limpieza de la peladora de patatas industrial no es ningún misterio, no hay más que sacar el cajón de la parte inferior de la máquina y vaciarlo sin más.

Ya que las tenemos peladas llega el momento de cortarlas, puede hacerse en rodajas finas o en dados, eso sí,  todas deben tener más o menos el mismo tamaño. Se les echa sal y se sofríen en aceite de oliva (no tiene que ser virgen extra) muy caliente.

Deben estar entre fritas y cocidas sin estar para nada crujientes.

pincho de tortilla

Mientras que se cocina la patata, se corta cebolla.  Aunque haya gente que no le guste, le da a la tortilla un punto exquisito.

Lo chungo es cortarla porque entra “llorera”, hay muchos trucos para evitarlo. Yo tenía una vecina que se ponía gafas de sol cada vez que cortaba cebolla, era muy divertido verla pero poco efectivo, acabábamos las dos llorando de risa.

tortilla de patata con cebolla

Lo mejor es cortarla bajo la campana extractora encendida o en un sitio con corriente de aire.

Una vez cortada, se añade la cebolla a la sartén con la patata.  No obstante, hay algún que otro “tiquismiquis” que sofríe la cebolla y la patata por separado, para gustos los colores.

La cuestión es que la mezcla de los ingredientes se añade a los huevos bien batidos, no sin antes escurrir el aceite. La cantidad de huevo depende del gusto de la persona, si la prefiere más cremosa llevará más o si le gusta seca, menos.

Lo normal es que por cada cien gramos de patata se utilice un huevo grande.  En la sartén utilizada para freír los ingredientes se echa un chorrito de aceite de oliva y se echa la mezcla.

Se deja cocinar uno o dos minutos si nos gusta más jugosa o tres si nos gusta cuajada y ahora es cuando llega lo difícil, darle la vuelta.

Sí, ya sé que simplemente hay que ayudarse con la tapa de la sartén o con un plato grande, se le da la vuelta sobre la tapa y luego se empuja con “cuidadín”  la tortilla de vuelta a la  sartén para que se cocine por el otro lado, pero a mí no me sale.

Mis intentos de tortilla han sido sonados, vamos que son como Rossy de Palma, de belleza picassiana.

rossy

Por eso no las hago, degusto las que hacen otros y me quedo tan contenta. Las de los bares y restaurantes me chiflan, sobre todo si son de las gordas.

Me duele muchísimo ver cómo en algunos locales se sirven tortillas precocinadas, de ésas que llevan huevina y no saben a “ná”. Se están perdiendo las buenas maneras y no hay derecho, ¡es para llamar al Defensor del Pueblo!

Entiendo que quizás se haga por ahorrar tiempo pero no hay que tirar la toalla, la maquinaria de hostelería está para ayudar, hay múltiples modelos y enseres que facilitan el día a día de las cocinas profesionales.

Con el pelado manual se puede acabar, sólo hay que utilizar una peladora industrial de patatas. No sólo para las patatas, también puede pelar otros alimentos como zanahorias, cebolla y ajo.

Como ocurre con toda la maquinaria hostelera, con la peladora industrial se consigue mejorar la productividad de los empleados y el ambiente de trabajo.

Además vuestros clientes estarán contentos, una tortilla de patatas chunga y mala acaba con la reputación de cualquiera.

Así que nada de ser “pasotas” y hacer unas tortillas de patata dignas, seguro que no os arrepentiréis…

Bookmark the permalink.

4 Responses to TORTILLA DE PATATAS SOCIA DE PELADORA INDUSTRIAL

  1. Inma says:

    Como siempre un artículo de hostelería escrito con mucha chispa. Mi enhorabuena Pilar.
    Un saludo

  2. Marisa says:

    El vídeo del señor dándole la vuelta a la tortilla me ha impresionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*