Los guiris en España

Los camareros de bares y restaurantes ya están calentando motores, ha llegado el verano y con él aparecen no sólo las picaduras de la temida mosca negra, hay una especie de clientes de sobra conocida: los guiris. En palabras de la mismísima RAE, esta palabra se define como “lenguaje oscuro y difícil de entender”,  pues sí, la verdad es que los entendemos a duras penas porque nuestro nivel de idiomas es básicamente justito.

guiris en EspañaNo obstante, eso pronto tiene una solución muy sencilla. . En breves va salir al mercado un auricular de traducción simultánea que no depende de la conexión  Bluetooth o Wi-Fi, y que además está disponible en muchos idiomas: inglés, castellano, francés, portugués, italiano, alemán, japonés, y hasta chino mandarín.

Gracias a la tecnología de inteligencia artificial, vamos a entendernos todos estupendamente.varios idiomas

La cuestión es que los guiris son como la marabunta, se multiplican por doquier y son muy fáciles de ver, no sólo por su vestimenta que es sin duda de lo más chocante, sino también por el concepto que tienen de broncearse al sol, un tanto equívoco y peligroso porque se ponen más coloraos que los tomates.

Nosotros cuando se nos olvida ponernos la crema bronceadora sufrimos más que Jesucristo en el calvario, pero ellos, no dejan de sonreír y lo lucen hasta orgullosos. Además bailan sin ningún tipo de decoro las canciones de King Africa, e incluso las de Georgie Dann, que aunque sean más viejas que las maracas de Machín, les animan una barbaridad porque son la bomba.

calcetines con sandalias¿Qué haríamos sin ellos? Pues aburrirnos infinito porque lucen mucho, no sólo por su cabello rubio sino porque son muy tempraneros en todo, desayunan a lo grande, antes de las doce del mediodía ya están comiendo, a la mayoría no les va la siesta, y a las nueve de la noche ya están cenaos, vamos, que con sus visitas el éxito está asegurado.

Les gusta todo lo nuestro y son de poco replicar porque España “is different”, refrán que tienen muy bien aprendido y que nosotros también aplicamos, hasta nos da la risa floja cuando lo decimos, son todos unos fenómenos estos “guiris”, ¡nos conocen mejor que la madre que nos parió!

toro español

Siendo justa, también cabe mencionar a los “anti guiris”, los protagonistas del turismo de borrachera que hacen de su capa un sayo porque piensan que todo vale, a ésos hay que darle con la puerta en las narices y mandarles por donde amargan los pepinos.

Muchos de ellos están arruinando los negocios y ahuyentan a los clientes que verdaderamente merecen la pena.  A mí me pasó hace algunos años en Mallorca y no me gustó nada, una cosa es que vengan con dinerito fresco, y otra que precisamente por eso se les deje hacer de todo y hagan sentir a los demás como si estuvieran en tierra extraña.

coktelPero, los buenos, los guiris con denominación de origen y pedigrí, no se merecen estar en el mismo saco, ¿a qué no?

Flipan a colores con nuestras costumbres y con nuestra gastronomía, no hay más que ver las pelis de los años sesenta para entender dónde está el origen de todo.

paella de mariscoLa más reveladora es la de “Manolo la Nuit”, protagonizada por el gran actor Alfredo Landa. En ella se muestra lo fácil que es encandilarles, sólo explotando lo nuestro, jolgorio y cachondeo en su máxima expresión.

Personajes internacionales como Ava Gadner o Ernest Hemingway lo tuvieron muy claro, el que pisa nuestro país, repite.

langostinoNo le hacen ascos a nada, por mucho que la paella esté más fú que fá se la comen sin rechistar y encima repiten. La acompañan con sangría y les interesan más bien poco sus ingredientes, como les sabe fresquita y entra tan requetebién no tardan mucho en pedir la siguiente.

Son súper pacientes, nada que ver con nosotros que enseguida nos ponemos de los nervios ante cualquier espera, y encima sonríen.

Otra cosa que hay que comentar, es que hay muchos restaurantes que dedicados exclusivamente a atender sus deseos, desprecian el turismo nacional y eso cabrea bastante, no hay derecho.

turistas de calidadMe parece perfecto que se ajusten a sus horarios pero también tienen que mantener los nuestros, nosotros en vacaciones no somos de desayunar a las siete de la mañana ni mucho menos nos apetece a esas horas judías con tomate ni huevos con bacon, somos más de churros o porras o como mucho, de croissant plancha.

Me parece perfecto que los guías turísticos les traduzcan todo lo que haga falta pero que también lo hagan en nuestro idioma, es muy triste estar en una excursión toda una mañana y no entender ni papa, ¿acaso no es el castellano la segunda lengua más hablada?vacaciones

En otros locales se dedican simplemente a tomarles el pelo a los guiris con una comida que deja mucho que desear, sólo porque son clientes de ida, total, si no vuelven, otros vendrán. Pues de eso nada, “monadas”, por mucho que los guiris sean capaces de llevar calcetines con sandalias y camisetas con floripondios, no se merecen semejante trato, me niego en rotundo.

El servicio tiene que ser el correcto e igual para todos, extranjeros y españoles, y la comida “de lujo”, nada de engaños, al turista se le cuida lo mismo que al cliente habitual.

Vale que hay algunos que cuando están de vacaciones no respetan al que está trabajando, pues a ésos, ya sabéis, castigarlos con vuestra indiferencia.

chiste

 

Luego a los que saben comportarse, los que sabemos pedir las cosas por favor, nos premiáis con alguna cosita de ésas que a la vuelta contamos a nuestros amigos para darles envidia:

“Estuvimos en un bar que se llama… en la costa de… donde hacen unos mejillones que pa qué contarte, y encima los camareros eran más majos que las pesetas…”

Bookmark the permalink.

2 Responses to Los guiris en España

  1. Javier says:

    Jajaja, muy bueno, qué razón tienes

  2. Pilar Gobarb says:

    Y eso que alguna cosa me ha quedado en el tintero, desde aquí animo al que quiera aportar alguna anécdota vacacional…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*