CON LA COMPETENCIA DESLEAL NUNCA TRIUNFARÁS

La competencia desleal hace referencia a los actos que se dan en el ámbito del comercio y se consideran objetivamente contrarios a las exigencias de la buena fe al limitar la libertad de elección de los consumidores o clientes en relación a un bien o servicio determinado.

En el sector de la hostelería, brillante y apasionante en grado máximo también puede encontrarse.

competencia desleal

La competencia no es mala, todo lo contrario, si la hay es porque el negocio merece la pena, lo que sucede es que a veces hay algunos comportamientos que están fuera de la ética y que por eso se reputan como desleales.

Estas prácticas las realizan personas o empresas que no dudan en “zancadillear” al contrario para poder estar por encima de los demás o en la cresta de la ola.

Así, en lugar de demostrar la valía y profesionalidad de su negocio, prefieren hacer como Darth Vader y elegir el lado oscuro, ignorando las consecuencias.

También hay personas que no lo hacen por maldad, más bien porque desconocen que hay cosas que no se pueden hacer.

A ellos va dedicado este post, porque entiendo que los que lo hacen “a sabiendas” tarde o temprano se encontrarán con Lucke Skywalker, es el precio de situarse en el lado oscuro.

picapiedra vs skywalker

Después de guardar un minuto de silencio por sus almas, voy a pasar a concretaros las prácticas que se consideran desleales por si las moscas.

Una de las más frecuentes es la denigración, consiste en propagar información falsa sobre los productos de la competencia, los más atrevidos incluso publican hasta comparativas sin ninguna relevancia.

No es necesario mencionar a quien se está atacando, es suficiente con que se pueda identificar al destinatario de las mismas.

Sinceramente, pienso que para vender más, es mejor contar las cualidades de “tu” producto o servicio, que el criticar al de la competencia, te descalifica y crea mucha desconfianza.

Os puede servir de ejemplo la canción de Fangoria titulada “criticar por criticar”, Alaska la canta estupendamente y encaja con esto a la perfección:

criticar por criticar

Por otro lado, hacer creer a los consumidores que el producto o servicio tiene un precio diferente a la larga puede dejar al que lo hace más solo que a Marco en el día de la madre.

Si te comprometes a un precio y luego lo engordas con extras, tasas, servicios sin comunicárselos previamente al cliente, su descontento se multiplicará por nueve.

También están los que tiran la casa por la ventana y ofrecen un precio inferior al coste final del producto.

dumping

Así es como se conoce  o “venta a pérdida”,  entiendo que pueda escocer que el restaurante de enfrente esté lleno a rebosar y en el tuyo sólo pase el tiempo, pero eso de tirar los precios va a ser que no, tu ruina llegará antes que cante un gallo.

Luego están las prácticas mafiosas, como las de adquirir patentes o secretos industriales por medio del espionaje.

En la misma dirección va la extorsión a los fabricantes, a los pobres se les chantajea con una facturación anual de las gordas pero con la condición de que jamás de los jamases le vendan a las empresas de la competencia.

competencia desleal

Una vez que el proveedor cumple su parte, el pedido prometido desaparece, igual que el mago Houdini. Por mucho que a Dinio “la noche le confundía”, no les puede pasar lo mismo a los consumidores.

Me estoy refiriendo a los “copiotas” que tratan de parecerse a un competidor para quitarle clientes.

Lo mismo cabe decir respecto a los que les comentan que si van a la competencia el producto no les llegará  o que su producción no es nacional sino de los chinos aunque los fabricantes sean los mismos, las mentiras tienen las “patitas” muy cortas.

Aprovecharse de la reputación ajena tampoco es de recibo, hace algún tiempo hubo una empresa española que para ampliar su mercado por Europa, decidió utilizar el siguiente eslogan, “tu casa será un república independiente pero con la misma decoración que tu vecino”.

Ya os podéis imaginar quien se dio por aludido y que por supuesto la empresa española aunque negó con mucha dignidad que para nada se trataba de competencia desleal, algo de “miedito” le entraría cuando ante la amenaza de una demanda millonaria, lo retiró sin contemplaciones.

picapiedra y peter

A veces el descaro es mucho mayor, hay quien se adjudica nombres comerciales con varios años en el mercado para lanzar un nuevo negocio, y se quedan tan anchos.

Otra practica de competencia desleal consiste en escribir reseñas anónimas y falsas sobre los negocios de la competencia en webs de informativas o en google maps.

Todas estas prácticas se tipifican en la ley como de competencia desleal y el castigo por realizarlas es severo, el libre mercado es sagrado.

Muchos nos hemos podido sentir tentados a realizar alguna de estas cosas y no por eso se es menos persona, lo que ocurre es que por tranquilidad mental, decidimos no hacerlas.

Así, como el singular Paco Martínez Soria decía en una de sus películas, se puede tumbar uno a dormir con una pierna en Francia, la otra en Inglaterra y sin ningún “remonumento” de conciencia.

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.

4 Respuestas a CON LA COMPETENCIA DESLEAL NUNCA TRIUNFARÁS

  1. Inma Cuevas dice:

    Otro impresionante artículo Pilar. Me encanta leerte por lo bien que nos cuentas las cosas, con tu toque de humor, que la vida ya es bastante aburrida

  2. “Otra practica de competencia desleal consiste en escribir reseñas anónimas y falsas sobre los negocios de la competencia en webs de informativas o en google maps.”
    En nuestro sector y en nuestra propia ciudad lo tenemos

  3. Pilar Gobarb dice:

    Es verdad, la gente utiliza las nuevas tecnologías para esparcir críticas muy dañinas, la cuestión es, qué ganan con eso?
    Joroban a sus víctimas pero en realidad se descalifican ellos mismos, quien siembra vientos, recoge tempestades.
    Además, si son desleales puede costarle dinerito haberlas hecho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*